15039683_1116618698394115_8174400691398791691_o-660x650
EN ESTO ESTAMOS

Conversatorio 7 semanas

La película que causó revuelo y discusión a finales del año pasado sigue dando que hablar.

En un contexto de despenalización del aborto en nuestro país, la historia de Camila (Paulina Moreno), una joven de 23 años que se da cuenta que no desea ser madre y quiere abortar. Tras las ilusiones formadas en su entorno, el juicio que cae sobre ella es más social y poco empático para con ella.

En la conversación que se sostuvo entre Rodrigo Rojas, director de la sala del Cine Radical; Paulina Moreno, actriz principal que interpreta a Camila; y Constanza Figari, directora de 7 semanas, se tocaron temas como la validez del aborto, el acto necesario que llega a ser el aborto y cómo nos enfrentamos como sociedad ante los problemas de sobreideologización y desapego de lo humano.

En una película que de manera práctica y a la vez narrativa mantiene el foco en la mujer, nos vemos enfrentados a la última causal que no se ha discutido, no al menos a nivel político, y es el “no quiero ser madre”. La validez de esta opción aparece en la discusión tanto como la necesidad de tener los resguardos de salud para las mujeres. En la película, por ejemplo, se ve a Camila obteniendo con una facilidad increíble una serie de pastillas que pudieron haberle hecho daño o dejarle secuelas a nivel interno.

Constanza recalca que esta sigue siendo la última salida, pues “las mujeres no queremos abortar. No se están discutiendo las tres causales porque estemos muertas de ganas por abortar”, explica. El plantear buenas y seguras formas de anticipación a la situación, como medidas de educación sexual o protección segura al momento de tener sexo, resaltan como necesarias. Sin embargo, no parecen ser tema a nivel legislativo.

A su vez, la película aborda el tema de la manera más real posible. Constanza y Paulina comentan sus focos al momento de trabajar en este film. Primero, desde la dirección se quería “contar una historia que estuviese lo más libre de estereotipos, que fuese netamente algo más de la guata”, según comenta la directora. Y por otro lado, la actuación apuntaba “a que tanto la persona que está a favor como la que está en contra pudieran empatizar. No necesariamente cambiar su opinión, pero sí que se diera cuenta que esto está pasando”, comentaba Paulina.

La película seguirá en exhibición en distintos cine independientes del país y todos los conversatorios que necesita el cine chileno los puedes ver acá, en Cine Radical.